Ahora bien: no es posible que una fe muera si no es porque otra ha nacido, por
el mismo motivo que es imposible caer en la cuenta de un error sin encontrarse ipso facto sobre el suelo de una nueva verdad.

Ortega y Gasset