En la “Caretas” de hace un par de semanas encontré un artículo de Gorriti…

El artículo resulta interesante porque en él se llama la atención sobre un detalle curioso: La palabra “democracia” les encanta a los dictadores del mismo modo que la palabra “respeto” fascina a los delincuentes. Así por ejemplo Alemania del Este prefirió denominarse “Democrática”; y miembros de la mafia mejicana (narcotráfico) habrían dejado un par de hombres mutilados y decapitados con una nota: “Para que nos respeten”.

Una vez más encontramos cierta – y del modo más macabro – la justeza del refrán: “Dime de qué te jactas, y te diré de qué careces”

Roberto Pável

Anuncios