Una tarde de Basket con los amigos termina usualmente en la panadería de Kucho, entre palabras superficiales y una CocaCola de dos litros.

La conversación superficial sobre las ventajas de usar un desodorante en spray en lugar de uno en barra, desemboca en el viejo chiste de King Kong y Kojak.
El chiste de Kojak nos conduce a explicaciones indispensables acerca de la calvicie de Telly Savalas y a las típicas preguntas: ¿qué es Kojak? y ¿quién es Telly Savalas?… entonces, de modo inevitable, hay que referirse a esas películas de los setenta que a veces había visto en televisores de tubos y a blanco y negro… y de pronto estoy hablando de cosas viejas que nadie recuerda, y caigo en la cuenta de que, al fin y al cabo, estoy hablando solo… pienso luego, es el tiempo; estos son los muchachos de ahora y yo, de algún modo, soy sólo un hombre de ayer…

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Fotografía: El abuelo David, mi hijo Rodrigo, Lima – 2006