“Si en una sociedad no se parten equitativamente los derechos, los cargos y las obligaciones de tal forma que los magistrados tengan bastante poder, los grandes batante autoridad y el pueblo bastante libertad, no puede esperarse permanencia en el orden establecido”

Cicerón