Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia

El plagio es una callada. Sin lugar a dudas es (parafraseando a don Harry Potter) uno de los “encantamientos imperdonables” de un artista. Digo esto porque se supone que el sujeto debería ser creativo al menos, y además porque valorar el trabajo propio implica valorar el trabajo ajeno.

Sin embargo no todos los plagiarios son un tapete. Lo triste del caso es que hay plagiarios talentosos, sujetos que por pereza o por imbecibilidad indefinida deciden hacer propios los trabajos ajenos.

Precisamente, hace unos días leía un post de Ana María Prouvelarie (Argentina ella) en la que sacaba a luz una perla del gran Pablo Neruda. Hechos los créditos del caso, dejando este link para que podáis leer la nota completa aquí van los poemas para que saques tus propias conclusiones:

Poema Nº 30
DE: El Jardinero
Rabindranath Tagore
(1861-1941)

Tú eres la nube crepuscular del cielo de mis
fantasías.
Tu color y tu forma son los del
anhelo de mi amor.
Eres mía, eres mía, y vives
en mis sueños infinitos.
Tienes los pies sonrojados del resplandor
ansioso de mi corazón,
¡segadora de mis cantos
vespertinos!
Tus labios agridulces saben a mi vino
de dolor.

Eres mía,
eres mía,
y vives en mis sueños solitarios.
Mi pasión sombría ha oscurecido tus ojos,
¡cazadora del fondo de mi mirada!
En la red de mi

música te tengo presa,
amor mío.

Eres mía,
eres mía,
y vives en mis sueños inmortales.

Poema 16
DE: Veinte Poemas de Amor y una Canción DEsesperadaPablo Neruda
(1904-1973)

En mi cielo al crepúsculo eres como una nube
y tu color y forma son como yo los quiero.
Eres mía, eres mía, mujer de labios dulces,
y viven en tu vida mis infinitos sueños.

La lámpara de mi alma te sonrosa los pies,
el agrio vino mío es mas dulce en tus labios
¡Oh, segadora de mi canción de atardecer,
cómo te sienten mía mis sueños solitarios!

Eres mía, eres mía, voy gritando en la brisa
de la tarde, y el viento arrastra mi voz viuda.
Cazadora del fondo de mis ojos, tu robo
estanca como el agua tu mirada nocturna.

En la red de mi música estas presa, amor mío,
y mis redes de música son anchas como el cielo.
Mi alma nace a la orilla de tus ojos de luto.
En tus ojos de luto comienza el país del sueño.

***********************

Leía además en varios de los más importantes blogs del Perú, la natural indignación contra la actitud de don Mirko y de otros sujetos más, que ante la denuncia de los muchos plagios de don Bryce, han salido con el dedo acusador, usted dirá ¿contra Bryce? Nada de eso, pues contra la internet, contra los blogs, contra los autores que se dejan plagiar, etc, etc.

La cuestión es que, por una extraña razón los plagios literarios siempre han generado ese tipo inesperado de reacciones. Debe ser una cuestión de conciencia sucia. Recuerdo, por ejemplo, que hace poco a raíz de una denuncia de plagio hecha por Hidrogo (Del Conglomerado Cultural de Chiclayo), se armó una descomunal gresca entre los miembros de un foro, en dónde los índices apuntaban a todas direcciones, menos a la frente del plagiario. Para que vean que esto no es cosa del Perú ni del ahora. Aquí les dejo una perla, un recuerdo de la bronca que se armó cuando se denunció el plagio de Neruda. Como dije al comienzo: cualquier parecido, no es más que coincidencia. VER BRONCA

Finalmente, para remover más el pozo turbio aquí dejo una tareita para que saquen sus propias conclusiones. Comparen el cuento “Los vestidos de una Dama de Alonso Cueto con “Emma Zunz” de Jorge Luis Borges. Una vez más: cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Suscríbete a Puntos de Vista, es facilísimo

Grupos de Google (beta)
Suscribirte a Suscriptores del Blog Puntos de Vista
Correo electrónico:

Consultar este grupo