¿Se devela el misterio?

Hay que reconocer que el tema Bryce y sus plagios han dado “animación”, en el peor sentido de la palabra, a blogolandia (me abstengo paranoicamente de usar el término “blogósfera”, ustedes saben, para no ser acusado de plagio por el inventor de la palabra).

Admito la complicación de establecer un límite entre denunciar una conducta y hacer leña del árbol caído. Algunos podrían sostener que denunciante sería quien trajo la primicia, el primero en abrir la boca, el que tiró la primera piedra; y que todos los demás hicimos leña de don Bryce. En ese supuesto yo sería culpable, por ejemplo, de no haber podido resistirme en meter un poco de machete.

Sin embargo, sin mala leche, a pesar de haber leído muchos interesantes, informativos y juiciosos Posts sobre el caso (v.g. El fondo del Vaso, El blog del morsa, etc); hoy encontré en Perú 21 el primer intento de dar una explicación al asunto que no incluya las palabras “secretaria”, “internet” y “blogs”.

Se trata de las declaraciones que Hugo Neira, Director de la Biblioteca Nacional, dio a CPN, las mismas que podrían resumirse así: Bryce bebe tal magnitud de alcohol que a la hora en que escribe ya no sabe si lo que escribe es suyo o ajeno.

Esta declaración llama la atención a mí malvado ojo de abogado, ya que de ser cierta, Bryce no podría ser objeto de imputación alguna, debido a que al obrar bajo la influencia de sustancias tóxicas que le privan del discernimiento estaría dentro de la primera causal de exención de responsabilidad (penal).

En otras palabras, esto ha comenzando a tomar forma de chiste donde hay una buena noticia y una mala noticia:

La buena noticia es que Alfredo Bryce no es responsable, es decir, el Bryce que todos admiramos permanece intacto e inmaculado.

La mala noticia: es que Alfredo Bryce es una imagen del pasado, un recuerdo suspendido, un fantasma ([1]), es decir, Alfredo Bryce no es más Alfredo Bryce… ¿o no?…

Esta historia continuará…
(No puede resistir plagiar este precioso lugar común)

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Notas:

[1] Esta parte me salió parecida al discurso final del fantasma de la película (excelente película por cierto) “El Espinazo del Diablo”; hago mención del asunto, por que ya saben, la paranoia del plagio.