Virginia Tech.Un muchacho norcoreano, 23 años. Un arma; 33 muertos. Una explicación: “El laxo control de armas en EE. UU”

Sin embargo ¿es esa una explicación?

El debate es antiguo, Univisión, y otros medios han presentado los argumentos que barajan las partes en esta discusión.

Por ejemplo, Jorge Ramos Ávalos explica lo sencillo que es obtener un arma en los EE UU:

“Matar en Estados Unidos es fácil. Demasiado fácil. El país está inundado por armas de fuego. Hay millones de rifles y pistolas en casas, oficinas, tiendas y escuelas. Y todo es perfectamente legal.

Pagas y listo

Comprar una pistola en este país es muy sencillo. Vas a la tienda, escoges la que más te gusta, revisan si tienes antecedentes penales y luego de una breve espera -que varía de estado a estado pero que casi nunca pasa de un mes- tienes la capacidad de matar con arma de fuego. Así de sencillo.” ( Ver “Matar es Fácil” – publicado en Univisión)

En ese mismo sentido opinan varios analistas que sugieren que 30,000 personas al año pierden la vida en tiroteos de este tipo en EE UU.

Sin embargo me queda la duda acerca de si la culpa de estos hechos es la relativa facilidad con que se consigue un arma. Según un artículo basta no tener antecedentes para que un residente pueda adquirir incluso armas de asalto.

Cho era un individuo perturbado, tanto el País , Univisión y CNN insisten en este punto: Odiaba a los ricos; era callado, se vestía raro y preocupaba a sus compañeros. La cuestión es que también tenemos chicos perturbados que odian a la gente en Perú, nuestras escuelas tienen menos protección policial que en Norte América y obtener un arma en el Perú es tan fácil como allá; no porque sea un derecho constitucional, sino porque las normas no se cumplen o solamente establecen requisitos que se siguen como meras formalidades.

Se ha destacado el hecho de que la norteamericana es una sociedad violenta; sin embargo también es violenta nuestra sociedad, y todavía se puede ir a una universidad sin que ello nos haga temer que un estudiante deprimido irá a eliminar a sus compañeros de clases.

Cho, era un muchacho que tuvo la oportunidad que mueve a miles de latinoamericanos a arriesgar sus vidas viajando a EE UU. El tenía una green card, la oportunidad de estudiar en una universidad norteamericana, de vivir la dulce vida norteamericana, tal es así, que tenía incluso $571.00 para comprar una pistola. En el Perú hay hombres que pueden trabajar más de 12 horas diarias y no tener $500 dólares para pagar una mejor vida para sus familias.

Particularmente, creo que el tema de las armas se torna superficial. Después de todo, no son las armas las que matan a las personas; alguien tiene que presionar el gatillo…

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta



Tags: