La República: Congreso presentará denuncia constitucional contra legisladora Canchaya

“Es falso que sea una empleada doméstica…No es mi empleada doméstica. La señorita tiene quinto de secundaria completo y ha recibido cursos de especialización…Está preparada porque yo la he formado durante tres años”
Declaración de Elsa Canchaya en la que explica las bondades de su formidablemente preparada asesora.

Elsa Canchaya, congresista de la república por el PPC (Unidad Nacional); es una mujer con visión. Una tarde, sentada en la sala de su casa, pensó:

– “Si algún día llego al congreso necesitaré un asesor calificado”.

Mientras dejaba la taza de te en el plato, vio pasar a “la Jacky” (más conocida como Jackeline Simón Vicente), una de esas chicas con secundaria a duras penas y con ganas de trabajar en lo que se pueda; y entonces ella, Elsa Canchaya tuvo la revelación:

“¡Está es!, ¡esta es la experta que voy a necesitar para que me asesore en el Congreso de la República del Perú!” – Se convenció. Luego probablemente dijo:

– “Jaaaacky, no te olvides de pasar la escoba”

La historia no queda allí.

Para asegurar que la futura asesora estuviera como navaja, ella misma emprendió la tarea de prepararla por tres años; lo cual resulta sorprendente, porque casi fue el mismo tiempo que le tomó al maestro Joda hacer del inutil de Luke Skywalker un Jedi decente. Esto demuestra que la congresista Canchaya está perdiendo el tiempo. Debería dedicarse a la docencia. Es definitivamente un prodigio. La UNT, fundada por Simón Bolivar y Sánchez Carrión en 1824 se tomó cerca de ocho años en convertirme en abogado (incluyendo huelgas). Ella, en cambio, solamente requiere de tres, sin contar el tiempo en que la discípula cuidaba a los hijos, lavaba la ropa, limpiaba la casa, sirvía la mesa, etc, etc. Realmente un trabajo encomiable.

Aquí seria prudente hacer una pregunta: ¿Si la Jacky sabe todo lo que le enseñó doña Elsa Canchaya, para qué diablos es necesaria esa asesoría? Usualmente uno busca un asesor que sepa lo que no se sabe, sobre todo si le voy a pagar S/. 4,697.00 por mes. Si mis clientes pudieran hacer sus propios contratos, no me pagarían para que yo los haga. ¿Se entiende el punto?

La verdad es que hay muchas maneras de confesar. La más estúpida de todas es la negación absurda. Ejemplo: El carrito repartidor de pescado de Kouri; y por supuesto, los tres años de formación profesional con valor oficial de la congresista Canchaya.

Bromas aparte, aquí el tema de la contratación irregular solamente es la cerecita sobre el pastel. La cuestión de fondo es que la aparente contratación de la empleada doméstica no sería sino, una modalidad “ingeniosa” y descarada para hacerse de una remuneración adicional. O ¿es que realmente alguien piensa que la generosa congresista Canchaya quería regalarle un sueldo de S/. 4,967.00 a “la Jacky”?

Vaya que tienen apetito los Otorongos.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Temas Relacionados

La República: Congreso presentará denuncia constitucional contra legisladora Canchaya

El Comercio: Canchaya se presentará ante la comisión de ética del Congreso

Perú 21: Canchaya niega que ex asesora haya sido su empleada doméstica

Tags