Escuchado el monético argumetno,
cualquier comentario resulta inoportuno.