Foto de Rev. Palmas
En Perú 21, y blogs como Desde el Tercer Piso, Radio Alfil, Utero de Marita y El Blog del Morsa se da cuenta del último golpe de Bryce. Si se quiere una visión “más imparcial” (valga el inapropiado uso de términos) se puede leer la historia en la versión de Milenium.com; todos estos medios cuentan los hechos de modo bastante eficiente, así que no repetiremos lo que ya se dijo.

Sin embargo diré que, de todas las versiones para entender la conducta de Bryce; la del director de la biblioteca nacional me parece la más convincente. Contiene un móvil, una causa probable, un iter criminis que se acomoda, a esta serie de hechos lamentables, como anillo al dedo.

Bryce, sin embargo, protegido por esa cada vez más delgada y macondiana capa de escritores dispuestos a defender sus malas mañas (Iván Thays, por ejemplo), parece estar viviendo en otro mundo, en cierta forma; cada descabellada explicación, desde las inversímiles incompetecias secretariales hasta las vengativas conspiraciones dirigidas por fujimoristas desde el lado oscuro de la Luna, parecen sugerir que Alfredo Bryce estaría afirmando su derecho a vivir en un mundo al margen de la ley, de la verguenza, y lo peor de todo, al margen de la realidad…

Un mundo para Bryce, podría titularse esta novela.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta