AlBaradei dice que los Iraníes tendrían armas atómicas en un plazo que puede ir entre los tres y diez años contados a partir de la fecha. Los iraníes, por su parte, dicen que occidente miente: que se les está privando del derecho a investigar teconología nuclear para usos civiles, poniendo, de este modo una barrera a su desarrollo nacional.

Esta ha sido la noticia más recurrente en la mayor parte de agencias noticiosas a las que estoy suscrito.

He aquí el dilema en el que nos hemos metido: (1) Probablemente AlBaradei miente (después de las armas de destrucción masiva iraquíes, ya no se le puede creer a nadie)… si AlBaradei miente, no pasa nada, probablemente otra guerra en la que moriran árabes y muchachos norteamericanos inocentes, mientras que los demás disfrutaremos de paz y tranquilidad.

(2) Probablemente Irán miente; en ese caso, un grupo de musulmanes con creencias como la Jihad y otras cuestiones doctrinales similares, que aconsejan la eliminación de los incrédulos (en este caso, los incrédulos somos nosotros); tendría el potencial bélico para convertir de la humanida en el más horroroso remake del Plantea de los Simios.

(3) Probablmente Irán dice la verdad; en ese caso se aplica la solución del punto (1)

(4) Probablemente AlBaradei dice la verdad; en ese caso se aplica la solución del punto (2)

Así de lógico puede ser nuestro fin como especie…

Claro que también podríamos decir: Así de absurdo, así de trágico, así de ridículo… etc, etc.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta