Imagen tomada de Missland.pl

Se supone que este es un blog de Arte y Cultura… no estamos quedando bien, si tomamos en cuenta que una de las expresiones más “simpáticas” de nuestra cultura, algo que hará que los arqueólogos se sonrían en el año 25,000 D.C., son nuestros concursos de belleza… imperdonable error olvidarnos comentar un par de cosas sobre las misses.

Ahora “El día.com.ar” manifiesta que Miss Argentina, (entiéndase Daniela Stucan) ha hecho una denuncia sobre el Concurso Miss Universo, el cual es manejado por Donald Trump (sí, ese mismo al que le gusta decir “You are fired”); resulta que dice ella (la Stucan), que dijeron allá que las asiáticas ganaron porque los asiáticos habían amenazado con adoptar la misma senda que Bolivia y Ecuador adoptarían respecto de la FIFA… en pocas palabras: sin palabras.

Entonces, según Daniela, el peso de las economías asiáticas habrían inclinado la balanza de la belleza. Las implicancias resultan interesantes:

Primero: que a más plata, más belleza.
Segundo: los países latinos, deberán hacerse más influyentes, económicamente hablando si han de pretender un título.
Tercero: El papá de la miss Perú no fue un pillín, sino un precursor cuando financió el título de su hija.
Cuarto: Miss Japón es la prueba del quien a hierro mata, a hierro muere.
Quinto: Detesto los concursos de belleza.
Sexto: Esto no tiene nada de nuevo.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Temas relacionados en este blog:

Miss Perú, Garrido Lecca y Montesinos: Una nueva corriente ética