Imagen del gran Quino (la entrañable Mafalda)

Jorge del Castillo, según una nota del Comercio, habría reflexionado acerca de la latencia de la antidemocracia en el Perú.

“Hoy ya sabemos lo que habría pasado si el candidato opositor (Ollanta Humala) ganaba. Se hubiera producido toma de canales de televisión, confiscación de medios de comunicación y tendríamos hasta una situación bélica (…)”No ha pasado el peligro. Debemos tenerlo muy presente. No se trata de una ideología de partido sino de la democracia contra la ‘antidemocracia’ y es un aspecto que debemos tomarlo en cuenta para trabajarlo conjuntamente”

Al respecto cabe mencionar que el peligro de la democracia estará siempre latente, porque el punto débil de la democracia es el mismo pueblo que le da fortaleza. Aristóteles sostenía que el éxito del sistema democrático radicaba en el gobierno de los iguales; es decir en el fortalecimiento y la expansión de la clase media. Es sencillo trazar un desarrollo de las instituciones constitucionales y el desarrollo de la clase media en los Estados occidentales; es evidente que hay una relación directamente proporcional entre clase media y democracia, del mismo modo que hay una relación entre pobreza y autoritarismo.

América Latina, un conjunto de países clases medias disminuidas o inexistentes durante buena parte de su historia, no podía engendrar otra cosa que dictaduras; por el contrario, no es gratuito que las democracias más estables de occidente posean una extensa y saludable clase media.

Seymour Lipset en “El Hombre Político” hace notar dos conceptos que juegan en el desarrollo de las instituciones: Legitimidad y Eficacia. Se entiende la legitimidad como la aprobación de que goza un gobierno. Se entiende por eficacia a la capacidad de lograr resultados y objetivos de bienestar para los ciudadanos.

Se puede incrementar la baja legitimidad mediante una alta eficacia; del mismo modo que se puede reducir la legitimidad del sistema si el gobierno es poco efectivo. En estados que tienden al autoritarismo como los latinoamericanos, la fórmula sencilla de los emperadores romanos “Pan y circo”, puede ser suficiente para dar una idea de eficacia y aumentar la legitimidad de la propuesta.
Tremenda responsabilidad la de nuestros políticos.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Fuente: El Comercio: Jorge Del Castillo: El peligro de la “antidemocracia” persiste

Sobre Dictaduras, Democracia y Hugo Chávez en este Blog: