Walter Menchola recibió hoy una sanción inmerecida: 120 días sin goce de remueraciones, por haber favorecido a su “amiga” con un sueldo del Estado que se cobraba sin trabajar; llegándose incluso a la falsificaron documentos (Certificados médicos). La sanción es inmerecida porque Walter Menchola, al igual que Canchaya, se merecía más que una simple disciplina por cuestiones éticas:

“La Representación Nacional decidió esta tarde suspender por 120 días, sin goce de haber, al congresista Walter Menchola (Unidad Nacional), por haber intercedido a favor de la estudiante Karen Ku Peña para que sea contratada en el despacho de su colega Martín Pérez.
De esta manera se siguió la recomendación de la Comisión de Ética, que hace dos semanas emitió un dictamen en el que indica que el citado parlamentario había cometido una falta ética, pero que no revestía un ilícito penal.”

Perú 21.com

Tal parece que aquella ingeniosa fórmula por la cual “se puede cometer pecado pero no delito” que el viejo Bedoya inventó para salvar al joven Bedoya, le es aplicable por compatibilidad moral, a varios distinguidos miembros del P.P.C.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Temas Relacionados en Puntos de Vista: