Dice la noticia publicada por el PAIS.com:

La tasa de consumo de cocaína en España entre los ciudadanos de 15 a 64 años supera, por primera vez en la historia, la de EE UU y cuadruplica la media europea, según ha informado la ONU. El responsable del Informe Mundial sobre Drogas 2007, Thomas Pietschmann, ha asegurado que el consumo del cannabis en España tiende a estabilizarse, en cambio el de cocaína se ha disparado y constituye “el mayor problema”, puesto que uno de cada cinco consumidores europeos se encuentra en este país.
El Pais.com

Una premisa interesante (aunque sin rigor científico) sería establecer una relación directa entre consumo de drogas y bonanza económica. A mayor bonanza, mayor consumo. De allí que el principal mercado de la droga sean los países Europeos, los Estados Unidos y el Japón. La idea requeriría comprobación estadística en todo caso.

Sin embargo, en sentido inverso, también es posible establecer una relación entre pobreza y producción de drogas. No parece tan fortuito que economías con grandes desigualdades como las latinoamericanas hayan tomado el liderazgo comercial sobre tan rentable “negocio”. Si juntas un mercado rico y deseoso de adquirir tu producto, le agregas mano de obra barata, y gobiernos e instituciones proclives a la corrupción, ¿no suena acaso como una rentable y prometedora inversión?

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta