Los temas escolares son toda una tradición en el Cine.

Cantinflas realizará el ideal romántico de la justicia social latinoamericana en “El Profe”. Por su lado, Morck (Robin Williams) ayudará a unos a unos adolescentes reprimidos en La Sociedad de los Poetas Muertos. Por su parte Whoopy Goldberg usará la música como medio para redimir de
la vanidad de la adolescencia pre delincuencial a unos negritos malandrines. Hacia ese lado tiende también el clásico de clásicos en la materia: “Al Maestro con Cariño”, en la que el “Julio César Uribe del hemisferio Norte” (Sydney Poitier ) rehabilita a unos pirañas que ya estaban mutando a tiburón.

Una reinterpretación de las películas sobre maestros, es la interesante “Escuela del Rock”¸ en la que el gordito Jack Black hace lo mismo que Robin “Morck” Williams en “La Sociedad de los Poetas Muertos” (en el sentido de usar el arte para desalmidonar a unos chicos reprimidos), pero usando los métodos fraudulentos de Whoopy Golderg en “Sister Act 2” (“Una Monja de Cuidado”).

Algunos colocan dentro del género a la lacrimógena “Cadena de Favores”, pero me parece que el énfasis de esta movie va por otro lado, en todo caso no creo que encaje en el concepto. Sin embargo, nos puede servir como pretexto para adentrarnos en el subgénero de las películas sobre profesores particulares; en este rubro importante tenemos la fenomenal “Billy Elliot” (que narra la historia del hijo de un minero inglés que quería ser bailarín de Ballet – no es broma); también tenemos “Descubriendo a Forrester” en la que Sean 007 Bond Connery ayuda a un zambito con talento para blogger a desarrollar “la fuerza”. Lo que nos lleva a tocar de taquito las seis películas de la saga de Star Wars, las mismas que rebozan de maestros: el maestro Yoda (casi lo escribo con “J”), el maestro Kenobi, etc, etc. Así llegamos hasta “Karate Kid”, donde el maestro Pat Morita le enseña a Daniel (loser genéticamente predestinado) a vencer a los temibles “Cobras-sin-piedad-cay”. En este punto nos detenemos porque ir más adelante implicaría incluir porquerías como las “Retroceder Nunca Rendirse Jamás” del uno al veinticinco.

Una cosa común en todas estas películas: el papel liberador del maestro, el potencial transformador del proceso educativo y la constante certeza de que quien enseña es también, en cierta forma, transformado.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Más sobre el día del maestro en Puntos de Vista:

Poesía por el Día del Maestro en Tresblas.blogspot.com

Otros Post Relacionados:

Las 100 mejores películas sobre la educación


Technorati Cosmos: blogs comentando este post

Anuncios