Andrea Henríquez informa sobre como Empresas de Seguridad norteamericanas y británicas estarían contratando chilenos como guardias de seguridad, a los que luego darían adiestramiento militar en Estados Unidos, Jordania e Irak. Hasta aquí la cosa pasaría como una manía anglosajona de sobre entrenar a sus vigilantes.

Lo que no se explica es cómo rayos un “supuesto guardia privado” termina implicado en acciones de índole militar como por ejemplo el de “las torturas que sufrieron detenidos en la prisión iraquí de Abu Ghraib” en la cual resultaron “implicados soldados estadounidenses y guardias privados”. ¿Qué hacían los “guardias privados” en una dependencia bajo el control del Estado?

El vínculo entre las fuerzas de ocupación y los “guardias privados” resulta innegable. Como innegable resulta el vínculo entre esas mismas fuerzas de ocupación e intereses privados. Una vez más la cuestión de si la guerra de Irak responde a los intereses del pueblo norteamericano o a los intereses de un grupo de empresarios norteamericanos volvería al tapete.

Mientras tanto, América Latina continua haciendo una de las cosas que mejor sabe hacer, exportar gente. Desde los Aeropuertos latinoamericanos, diariamente, miles de trabajadores viajan a otros continentes como mano de obra, sea para servir mesas, cuidando niños o participando como torturadores a sueldo.

Los motivos son siempre los mismos, Andrea Enríquez lo cuenta mejor:

“Gómez señaló que estas empresas ofrecen sueldos altos como anzuelo y han estimulado una demanda que no existía en Chile.
“Hemos tenido el testimonio de chilenos que necesitaban dinero para afrontar situaciones muy precarias”, relató.
“Por ejemplo, uno que tenía a un padre en fase terminal de cáncer y se había endeudado, y fue la razón principal para ir a Irak”, dijo el especialista.
BBC. Mundo

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta