– “A falta de consenso, propongo a mi empleada” – habría ofrecido uno.
– “¿Y por qué no mejor la mía?” – habría sido la respuesta.

Anuncios