En aquellos años se escuchaba la radio para estar pendiente de la hora de ir al colegio. Una señorita decía la hora cada dos o tres minutos así: “Siete y media, siete y media”, en el fondo canciones antiguas, no tan antiguas para el tiempo en que estudiaba la primaria, y al poco rato “siete y treinta y cinco, siete y treinta y cinco”…

Aquí Adamo en una muy buena versión en vivo de “Es mi vida”… una de las que sonaban a la hora de ir a la escuela.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta