Soy un hincha de Maradona futbolista. El gol ese contra Inglaterra lo vi junto a mi padre en una pensión de estudiantes en Trujillo. Las emociones que fluyeron en esa jugada, en ese gol, serían capaces de conmover al más escéptico.

Maradona, además, es conocido por el cariño y cuidado que pone en los demás jugadores. Como todos los verdaderos grandes en una disciplina, seguro de quién es en el fútbol, no puede rebajarse a envidiar a sus colegas. Además, que según parece, tiene buen ojo para reconocer el talento.

El Maradona político es, por el contrario, un tanto torpe y devoto de ideologías e “ideólogos” del autoritarismo populista; pero eso es tema extrafutbolístico. La cuestión es que, al parecer, como consecuencia de los problemas que todos sabemos (drogas), en las últimas apariciones vistas por mi persona, me di con un Maradona incoherente y perdido.

Por lo que me sorprendió gratamente esta entrevista en la que el Diego habla con claridad y haciendo gala de un sentido común poco común, acerca de la selección argentina y la Copa América.

Sobre el desempeño de la selección argentina en la final dijo:

“-Yo esta vez no lloré. Brasil nos ganó tan bien que no tuvimos tiempo ni para el llanto. Robinho, el mejor de ellos, no la tocó y nos ganaron 3 a 0… Es cierto, nos metieron un gol enseguida, pero después quedaban 86 minutos para hacer algo y no hicimos nada, apenas un tiro de Román en el palo. Encima ellos no fueron a Venezuela con todos los monstruos. El tema va a ser cuando pongan todo el potencial que tienen. ¿Dónde nos vamos a meter cuando juegue el verdadero Brasil? Y no lo digo sólo por Argentina, ojo. No miremos sólo a la Selección. Miremos a Alemania, Italia, España… Atención.”

Sobre la salida de Roberto Ayala dijo:

“-Ayala se va porque quiere irse. Ahora, que lo dejen ir es otra cosa… Acá, si lo dejamos ir es porque lo creemos culpable a Ayala. Y él no es ningún culpable, eh. Ahora, si nos quedamos callados, encanamos a uno. Hizo un gol en contra, pero no nos hagamos los vivos. Quizá se retira porque está grande, pero ojo que no hay que demonizarlo.”

Sobre Riquelme:

Muy bien, controlando los partidos. Ojalá que Román se quede en Boca. A mí me llamaban por teléfono de España, de todos lados, y me decían “convencelo a Riquelme de venir a éste o a aquel club”. Y yo les decía: “No, pará, que lo tengo que convencer para que siga en Boca”. Yo lo quiero acá.

Sobre Messi:

“-Leo la rompió. Cada vez que tocaba la pelota, sentía que iba a pasar algo importante… Pero, lamentablemente, se nos rompió el juguete justo en el último partido. Brasil lo marcó muy bien: cada vez que la agarraba, eran tres o cuatro brasileños a la caza de Messi. Y la verdad que no tuvimos respuesta para eso. Pero Messi es un fenómeno, lo demostró y lo va a seguir demostrando. No tiene techo. (…) con Leo nos tenemos mucho respeto. Yo lo quiero mucho. Cuando todos lo cargaban de cosas, yo le hablé, lo descomprimí y me lo agradeció mucho. El tiempo te va dando la razón. Y el tiempo dijo que Messi es un fenómeno y eso no se para con ninguna crítica. El examen es la cancha, y la cancha es de Messi. (…) No me molesta que me comparen, pero cada uno es cada uno. Yo tengo 46 años y Leo tiene 20. Tiene mucho camino por recorrer. Ojalá Messi me supere. Los dos cumpliremos nuestros sueños con la Selección Argentina.”

La entrevista completa, puedes encontrarla en Diario Panorama.com en este link.

Roberto Pável
Jáuregui Zavaleta

Fuente: Diario Panorama.com.- “Diego Habló y Repartió Para Todos”