Parece ser que Jamie Lynne Spears (16), hermana de Britney Spears habría abandonado la casa embarazada. La historia suena a una típica realidad tercermundista de no ser que los involucrados tienen las billeteras llenas como respaldo a sus erráticas conductas.

La madre que tuvo bajo su responsabilidad la formación exitosa de estas chicas habría dicho que ya tiene suficiente. Con familias así, los Simpson se convierten en una necesidad psicológica y moral de dimensiones universales. Ustedes saben:

“Mira esta familia y te sentirás mejor con la tuya”

Anuncios