Leía con preocupación sobre rumores de que la Casa Blanca estaría planeando armar árabes islámicos sunitas para que “estén preparados” para hacer la guerra a los árabes chiitas. Procedimientos semejantes son los que llevaron a los Estados Unidos e Inglaterra a armar a Irak y a Saddam frente a Irán. La justificación de aquel tiempo era la necesidad del avance soviético. Ya no hay soviéticos y sin embargo todavía hay necesidad de frenar avances.

El juego norteamericano es un poco curioso. Armarán a sus “aliados” islámicos para que luchen contra sus enemigos islámicos; luego tratarán sin éxito de desarmar a esos mismos aliados quienes pasarán a formar parte de los enemigos cuando se nieguen a entregar las hipotéticas armas de destrucción masiva.

Dos lecturas de esa conducta:

(1) Un estúpido circulo vicioso que provoca la prolongación de la guerra y de la muerte.

(2) Una hábil estrategia de dominación. Un poco de historia nos recordará que mediante procedimiento similar Roma conquistó Italia; y Macedonia unificó Grecia.

Fuente:
BBC.MUNDO.- Washington rearma al mundo árabe