El canciller David Miliband envió formalmente la solicitud por escrito a su contraparte estadounidense, la secretaria de Estado Condoleezza Rice.
La cancillería británica dio a conocer los nombres de los detenidos: Shaker Aamer, Jamil El Banna, Omar Deghayes, Binyam Mohamed y Abdennour Sameur.
Los cinco vivían en el Reino Unido como refugiados o residentes temporales o definitivos antes de que los arrestaran.
Según la cancillería, “las discusiones con el gobierno de Estados Unidos sobre la liberación y el retorno de estas cinco personas puede tomar algún tiempo”.

El gobierno “seguirá tomando naturalmente las medidas que considere necesarias para mantener la seguridad nacional”.

Si los detenidos regresan al Reino Unido, “se les aplicarán las mismas condiciones y acciones que se aplican a cualquier otro extranjero que viva en el país”.
En enero de 2005, el gobierno logró que Estados Unidos dejara en libertad y devolviera a todos los ciudadanos británicos, pero no inició trámites para ayudar a los cinco detenidos.

BBC

El Centro de Detención de Guantánamo, desde una perspectiva, es una muestra de la metodología práctico norteamericano, y a la vez, una demostración de lo lejos que puede llegar la simple visión utilitarista de las cosas.

Dice Amnistía Internacional:

“El problema con Guantánamo tiene dos fuentes.

La primera es la ilegalidad absoluta del sistema de detención en ese campo, debido a que EE.UU. ha creado una estructura jurídica que está al margen del derecho internacional.
Ellos lo llaman comisiones militares, las cuales restringen activamente el derecho a la defensa, el derecho a ser considerado inocente hasta ser juzgado, el hecho de poder entrevistar otros testigos.

El segundo escándalo que podemos mencionar es el régimen de detención.

EE.UU., haciendo caso omiso a tratados internacionales, ha tratado de redefinir lo que constituye tortura, tratamiento cruel, inhumano o degradante.
Actualmente, hoy mismo, podemos considerar que los detenidos en Guantánamo están siendo sometidos a tortura.”

BBC

Por su parte, Charles Stimson, subsecretario asistente de Defensa de Estados Unidos, quien es el principal responsable de la política de detenciones en el Pentágono; en una entrevista publicada por la BBC hizo las siguientes declaraciones:

Estamos viendo nuevas protestas y peticiones de cerrar el campamento. ¿Está Estados Unidos poniendo atención a las protestas?

Obviamente estamos poniendo atención a las protestas. Como dijo el presidente Bush, no queríamos que un sitio como Guantánamo existiese en primer lugar. Pero era y es una herramienta necesaria en la guerra contra el terror. Nos gustaría llegar al punto en el que eventualmente podamos cerrar Guantánamo.

Diferentes grupos de derechos humanos argumentan que Estados Unidos está violando el derecho internacional y acusan al gobierno de violar los derechos de los prisioneros. ¿Qué responde Estados Unidos a tales acusaciones?

Honramos nuestras obligaciones legales internacionales completamente. Y ciertamente no hemos violado ninguno de los derechos de los detenidos o sus derechos humanos en Guantánamo.

Es más, las delegaciones europeas que han ido a Guantánamo dicen que tenemos instalaciones de detención modelo. De hecho, cuando los europeos vinieron, llegaron tres delegaciones distintas, y una de ellas dijo textualmente que es una “prisión modelo en donde la gente es mejor tratada que en las prisiones belgas”.


El presidente Bush dijo que le gustaría cerrar Guantánamo. ¿Cuáles son los principales obstáculos para que esto ocurra?

Varias cosas tienen que ocurrir antes que podamos cerrar Guantánamo. Una de ellas es que nos gustaría llevar a la justicia a aquellos detenidos que hayan cometido crímenes de guerra articulables.

Como sabe, el Congreso aprobó la ley de comisiones militares de 2006 y este año empezaremos a llevar ante la justicia a aquellas personas que cometieron las atrocidades en Nueva York y Washington.

También apreciaríamos si la comunidad internacional acepta a los detenidos que han sido aprobados para transferencia o liberación.

Tenemos cerca de 100 personas en Guantánamo que están esperando para regresar a un país si ese país estuviese dispuesto a aceptarlos.

¿Cuantos prisioneros han sido liberados hasta el momento?

375 o 380 detenidos han sido transferidos o liberados. De hecho, en 2006 transferimos a 114 detenidos de regreso a otros países.

Hablemos de las comisiones (de juzgamiento militar), ya que tales juicios no se aplican a todos los detenidos, solo a los seleccionados por los militares para su procesamiento, ¿no es verdad?

En efecto.

¿Que hará Estados Unidos para procesar judicialmente al resto de ellos?

Bueno, bajo el derecho internacional no tenemos la obligación de procesar al resto de ellos. Si mira a la historia, por ejemplo en la Segunda Guerra Mundial, en los juicios de Nuremberg, la comunidad internacional le pidió cuentas solo a aquellos que cometieron crímenes de guerra cognoscibles, crímenes contra la humanidad.

Así que bajo el derecho internacional no tenemos que juzgarlos. Podemos retenerlos hasta el fin del conflicto. Esto ha sido ratificado varias veces por nuestra corte suprema y es una realidad del derecho internacional.

Sin embargo le exigiremos cuentas a un grupo más pequeño de detenidos que son responsables por la conspiración del 11 de septiembre, el atentado del buque USS Cole y los atentados a las embajadas en Kenia y Tanzania así como otros crímenes de guerra cometidos contra nosotros o nuestros compañeros de coalición.

Uno de ellos es Khalid Sheikh Mohammed, acusado de ser el cerebro de los ataques del 11 de septiembre. ¿Cuando cree que comenzará su juicio?

Es difícil decirlo. El 15 de enero de este año tenemos que presentar al Congreso las reglas para las comisiones militares. Poco después de presentarlas, entiendo que la Oficina de Comisiones Militares iniciará la presentación de cargos por crímenes de guerra contra detenidos.

A fines del verano podremos haber visto la presentación de cargos contra algunos de los 14 detenidos de alto valor que fueron traídos a Guantánamo en el último año, incluyendo a Khalid Sheikh Mohammad.

¿Entonces veremos algunas sentencias este verano?

No, las sentencias ocurren después de un largo proceso. Lo que probablemente verán esta primavera serán los cargos, las etapas iniciales, y luego verán algunos juicios, probablemente en el verano.

¿Podrían ser sentenciados a muerte algunos de estos detenidos?

La ley de comisiones militares, aprobada por el Congreso, establece la posibilidad de la pena de muerte. Por supuesto dependerá de un jurado compuesto por doce personas que deben votar unánimemente por la pena de muerta para que ésta aplique.

¿Qué tan públicos serán estos juicios? ¿Podrán los prisioneros hablar? ¿Veremos imágenes del proceso?

Queremos que el mundo vea estos juicios. Queremos que el mundo vea como el sistema de justicia penal estadounidense le exige cuentas a los criminales de guerra.
Así como fue importante durante Nuremberg que el mundo viera, es importante para nosotros ver. Tenemos el mejor sistema de justicia penal del mundo. Estos juicios serán un ejemplo de ello.

Por lo tanto, haremos todo para mantenerlos lo más abiertos y transparentes posible.

Entendemos, sin embargo, que habrá momentos en que el juez excluya al público por razones de seguridad nacional. Pero esperamos que estos juicios serán muy transparentes.

Hay criticas por que los tribunales militares planteados por la ley de comisiones no mantienen el recurso de habeas corpus, la oportunidad para cuestionar legalmente la detención de los prisioneros . ¿Es eso correcto?

Hay críticas pero usted tiene que entender. Estos no son ciudadanos estadounidenses. Son combatientes extranjeros involucrados en una yihad global en una tierra distante que ahora tratan de cubrirse con la Constitución estadounidense.

Guantánamo ha perjudicado la imagen de Estados Unidos en el mundo. ¿Lamenta Estados Unidos haber creado esta prisión?

Estoy de acuerdo en la primera parte de su planteamiento. La caricatura, las imágenes de Guantánamo que algunos grupos de derechos humanos y algunos medios quieren que el mundo vea, ciertamente nos han perjudicado en la guerra global contra el terror.

Pero hemos devuelto la marea, creo yo. Más de 2.000 periodistas de 400 medios de prensa han estado en Guantánamo. Hay 10 o 15 representantes de los medios en Guantánamo todos los días.

Ellos se dan cuenta que las condiciones de detención en Guantánamo son, no solo humanitarias, sino muy humanitarias, mucho más que en la mayoría de prisiones en sus países.

Por eso pienso que en el último par de años, cuando nos hemos esforzado por abrir Guantánamo para que el mundo pudiera ver como tratamos a nuestros detenidos, hemos estado progresando lentamente.”

BBC

Sobre este tema Paul Reynolds hace un análisis en este link

Particularmente no puedo ocultar encontrar una semejanza entre los procedimientos utilizados en Guantánamo y los Tribunales sin Rostro de la época de Fujimori. La cuestión es ¿cuál es el tratamiento que se debe seguir con los terroristas y los prisioneros de guerra? Otro asunto relacionado, es si la Constitución Norteamericana se aplica unicamente en territorio norteamericano o donde quiera que los Estados Unidos ejerzan poder. ¿Se debería aplicar criterios de reciprocidad en las relaciones internacionales y los Estados Unidos, proceder del mismo modo en que proceden enemigos?

Alguien dijo una vez: “Si para luchar con una bestia me convierto en una bestia, lo único que reina es la bestialidad”