Estaba pasando lectura habitual en mi “reader” cuando me llamó la atención un post en Radio Alfil sobre el posible racismo en el afiche del Festival de Lima. En el blog de Alan Luna se puede apreciar la fundamentación de la calificación de “racista” que da Alfredo Vanini, aquí solamente un resumen:

1. El afiche contiene argentinos y rostros que representan las características raciales de las minorías acomodadas del Perú.
2. El afiche contiene dos personajes sin rostro; dos personajes que no son verdaderas personas sino meramente “funcionales”: (1) el boletero, que probablemente podría ser cholo (aunque lo dudo, dadas las nuevas tendencias en la contratación de personal para cines). (2) el “cholito” de espaldas, vestido con la típica gorrita con visera y polo sintético de algún equipo deportivo y que, seguramente, le llegó vía donación.
3. Los micros que van para San Juan no pasan por la esquina del cine.

Hay que reconocer que la cola de los compradores de entradas muestran un estereotipo un poco gracioso. ¿Me pregunto si se trata de publicidad o de una visión de esa nueva variante del realismo artístico que denominaremos el “realismo yupie”? Tal vez hubiera sido interesante tener en a los diferentes tipos de peruanos (incluyendo a los discapacitados), del mismo modo en que inteligentemente hace Barney en sus programas infantiles.

Se dice que el principio del cambio es darse cuenta de que hay algo que cambiar. Descubrir un error es el comienzo de la reparación. Lo peligroso del asunto, es que parece no haber habido “mala intención” en el diseño, y que los autores se habían hecho conocidos por cierta defensa de la peruanidad en medios publicitarios, demostrándonos claramente que el racismo; o esa manera, racialmente excluyente, de ver las cosas, está tan dentro de nosotros que está más allá del alcance de nuestra conciencia y de nuestra razón.

Otros blogs relacionados:

El Blog del Morsa

Cinencuentro

Anuncios