El sabio no dice todo lo que piensa, pero siempre piensa todo lo que dice.

– Aristóteles –