Este es un clásico de la música evangélica. Un Himno escrito por John Newton en 1779, aquí con unos retoques más contemporáneos… una joya.

Debes subir el volumen (está un poco baja)