Imagen: BBC.Com

“La compañía farmacéutica Merck decidió suspender las pruebas clínicas de una vacuna que era considerada como una de las más prometedoras en la lucha contra el SIDA. “
BBC.Com

Esta noticia me dejó un poco perturbado. Se supone que los fracasos en el desarrollo científico son solamente pasos que nos acercan al descubrimiento. Si cada descubridor hubiera abandonado sus investigaciones todavía careceríamos de papel higiénico en la casa y el mundo continuaría plano como un huevo frito.

Por lo pronto Merck ha abandonado sus pruebas y una pregunta llegó bajo la forma de un pensamiento malicioso: ¿Si un laboratorio hiciera más dinero vendiendo retrovirales que vendiendo una potencial vacuna, se esforzaría en encontrar un remedio? Ciertamente, no es seguro que este sea el caso de Merck, pero de pronto, se me ocurre, como una hipótesis extrema que la misma codicia que mueve la humanidad hacia el mañana, pueda ser también la causa de su fin.