Me encontré con esta noticia en Voanoticias.com:

“La hija del ex presidente peruano Alberto Fujimori se quejó acerca de las condiciones que reinan en la prisión de Lima donde su padre está detenido, para enfrentar cargos por corrupción y otros delitos.
Keiko Fujimori dijo, el lunes, que a su padre no se le permite hacer ejercicio, en la cárcel.
La hija de Fujimori dijo que insurgentes de Sendero Luminoso que fueron detenidos durante la presidencia de su padre, fueron mejor tratados. “
Noticia en Voanoticias.com

Al respecto tres cosas:

Número Uno: Las imágenes del “horroroso” calabozo de Alberto Fujimori nos muestra que goza de mejores condiciones de vida que el 80% de la población peruana, que nunca hizo desaparecer ciudadanos en los hornos y rellenos sanitarios.

Número Dos: La constitución prescribe que no debe permitirse la discriminación y que debe haber igualdad de trato entre los ciudadanos. No veo porqué penales como San Jorge son perfectamente “dignos” para ciertas personas (incluso excongresistas) y no puedan ser lo suficientemente “dignos” para Alberto Fujimori; ¿es que el japonés es descendiente de los emperadores? … si aun lo fuera, estamos en el Perú y aquí los títulos de nobleza, por muy orientales que sean, importan un cuarto de rábano.

Número Tres: Si estamos avocados a encontrar un lugar adecuado para Alberto Fujimori; no veo otro mejor que la Base Naval: es seguro, hay brisa marina, hay patio y Keiko ha sugerido que es más humano que la “pocilga” donde se encuentra ahora.