En post anteriores he hablado acerca de Cine Planet y hasta he hecho ligeras tentativas subversivas en protección de mi capitalista derecho de consumidor. Como por ejemplo la vez esa que se cayó un poco del techo mientras Harry Potter (The movie) defraudaba a los fans con todo y Orden del Fenix.

Hoy, día memorable, en que llevé al Cine a mi hijo por primera vez en su vida, encontré a la máquina del capitalismo más afinada: desde los pisos al decorado de las paredes, la atención de los empleados, el sonido, las buenas butacas, el aire acondicionado, mi nueva tarjeta cine planet premium, todo estuvo un poco más cercano a lo aceptable… con decir que hasta el combo 3 pasó piola…

En contra, tal vez, podríamos decir que todavía siguen pasando esa ridícula propaganda del papá y el 20 pirata… en fin, ahí lo dejamos… y ojalá que me saque el viaje para dos al Caribe.

Puntos de Vista