El encuentro de Perú y Chile fue la continuación del partido con Paraguay, no solamente porque era el partido que seguía, sino porque Perú mantuvo el libreto. Fue como el segundo capítulo de la telenovela “Mis hijos nunca verán a Perú en un Mundial”, una telenovela con intriga, odio, traición, amor y bronca en el camerín.

Las preguntas son muchas: ¿Por qué Vargas sigue pareciendo completamente solo en la cancha? ¿Por qué los goles son asesinados por un “CASI” vestido con un traje del color del fatalismo? ¿Por qué Pizarro es el capitán? ¿Por qué los jugadores no juegan en el lugar en el que mejor se desempeñan? ¿Por qué Pizarro no se va a la banca, que es precisamente donde mejor se desempeña en Europa, hoy por hoy? ¿Para qué llevaron a Flavio Maestri a la selección?

Las respuestas son irrelevantes y los resultados contundentes: Perú perdió por 2 a 0…la telenovela recién comienza y promete ser larga. Próximos capítulos: Perú vs Brasil y Ecuador Vs. Perú

¡Música de Tongo, please!