Rowling habría terminado de escribir un manuscrito conteniendo los cuentos de “Beedle el Bardo”, precisamente el libro que en la ficción le es dejado en herencia a Hermione. La mala noticia para los fans es que estos no serán publicados. Solamente existen siete ejemplares, uno de los cuales será vendido en una subasta a un precio base de un poco más de $60,000,00 y el resto serán regalados.

La mala noticia para los fans, es a la vez una mala noticia para las grandes editoriales que se relamerían de gusto en poder vender el libro. La mala noticia para las editoriales es una buena noticia para los piratas, que podrán echarle una mano a los manuscritos, sin lugar a dudas, y distribuir el material a nivel mundial antes de que termine de escribir este post. Por lo que la buena noticia para los piratas, al fin y al cabo se convertirá en una buena noticia para los fans.

Dejando de lado este juego de predicciones que tratan acerca de lo incierto de la certidumbre, podemos fijarnos en el hecho simple de que la fundamental de un escritor es aquella que termina poseyéndolo. Es muy probable que Rowling jamás pueda salir de los muros de Howgarts del mismo modo que García Márquez pueda abandonar las legendarias calles de Macondo.

Más al respecto en: