“Ese barco tiene bandera española y Perú en aquella época pertenecía a España” César Antonio Molina, ministro de Cultura de España

Desde BBC.com la historia:

“Se trata de un cargamento de varias toneladas de monedas de oro y plata de la época colonial valorado en US$500 millones que encontró la empresa estadounidense Odyssey Explorer el pasado mes de mayo y que se llevó a su país en un avión que salió de Gibraltar.

Desde entonces hay un contencioso jurídico en el que Madrid acusa a la empresa estadounidense de haber expoliado un tesoro que pertenece a España, puesto que según el gobierno tanto el barco como las aguas donde estaba hundido son españoles.
Sin embargo, algunas investigaciones realizadas indican que el galeón hundido podría contener en su bodega moneda acuñada con oro de Perú cuando este país estaba bajo dominio español.

Por eso, al ministro se le preguntó si Perú tendría derecho a reclamar el tesoro en caso de demostrarse que el oro proviene de ese país.”
Fuente: BBC.com

El conflicto en resume se puede presentar de la siguiente manera:

1. Por un lado tenemos a Odissey, la empresa norteamericana que busca tesoros (esos gringos, cuando no, dominando el arte de hacer dinero) que reclama el tesoro porque las cosas son de quien se las encuentra.

2. Por otro lado, tenemos a España que reclama el oro porque el barco era español, el agua de donde la sacaron era española, el suelo donde estaba el barco era español, y el Perú de donde sacaron el oro también era español en la época en que se sacó el oro.

3. En tercer lugar está el Perú, país que en este caso como en otros casos, no reclama nada porque estamos ocupados determinando si Toledo violó no violó a la dama de compañía que da asesoría política.

¿Quién debe quedarse con el tesoro? En un foro abierto por la BBC para discutir el hecho las respuestas han sido variadas:

“Mi opinión personal es que este cargamento debe regresar a gribraltar, lo más justo es que por el momente quede al resguardo de España Juan Alvarado
Mendoza Mexico”

“Sencillísimo! Que España se quede con su barco, Perú con su Oro y a la Odyssey Explorer el reconocimiento del descubrimiento!🙂 Qué fácil sería todo si todo fuese fácil. Slds, Will
Williams Castillo Caracas, Venezuela “

Si España exige sus derechos sobre este tesoro, entonces que se haga cargo también de sus responsabilidades e indemnice a los pueblos de América por la esclavitud, saqueos, violaciones, hambruna, enfermedades y matanzas que también estaban bajo su dominio en aquella época.
VICTOR SANTIAGO, CHILE

Propongo algo:Formemos un gran ejército, invadimos España, la anexamos a Sudamérica, sacamos diez mil toneladas de oro.¿De quién es el oro si se repite la historia del barco hundido?
Marcos Reyes Puerto La Cruz, Venezuela

Considero que corresponde a España, por la bandera del barco, por el lugar del hallazgo, por la procedencia (Perú pertenecía a España, no existía como Nación aún) y por antecedentes en la materia. Estados Unidos sólo debería acceder a una participación por el hallazgo
Ricardo R. Seta Junín (B) – Argentina

En mi opinión le pertenece a los exploradores, independientemente de su nacionalidad considerando que si estuvieron explorando es porque no habia ningún impedimento que lo hiciera y posiblemente ninguna prohibición legal, por lo tanto a mi modo de ver las cosas pertenece a los exploradores ya que si no hubiesen encontrado nada esoaña no los contactaría para sufragar los gastos en que incurrieron en la busqueda.
Aquiles arismendi venezuela

El oro pertenecía a Perú, pero se lo robaron los españoles, entonces paso a pertenecer a España, que a su vez lo perdió en un naufragio y luego lo encontraron unos americanos, por lo tanto el oro es de América (USA). Lastima que no lo encontró un país 3er mundista
Guillermo Ehrecke Asunción – Paraguay

Las opiniones son diversas, como se dijo, Odissey podría argumentar que ladrón que roba a ladrón tiene cien años de perdón; y el Perú podría ser un buen ejemplo de que “camarón que se duerme se lo lleva la corriente”; particularmente la solución legal del asunto podría estar inclinando la balanza a favor de España, sin embargo la solución moral de las cosas exigiría al menos un pronunciamiento del Estado peruano.

Al final, la pregunta queda en pie… ¿quién debería quedarse con el oro?