Leía esta mañana, con el morbo con que los abogados leemos sobre demandas millonarias, un artículo de ABC titulado “Luois Vuitton logra la retirada de un videoclip de Britney Spears”. En estas situaciones, usualmente apretamos la boca mientras pensamos en la comisión que van a cobrar los colegas que tuvieron el atrevimiento (léase visión) de litigar por “quítame esta paja” (como el caso de la viejita que ganó un millón de McDonalds por quemarse con una café).

Como decía, Luois Vuitton, un firma de moda de la que nunca he oído hablar en mi vida (seguro porque usualmente compro mis cosas en tiendas EL), acaba de ganar un juicio contra Sony BMG y a MTV Online, por el que tendrán que pagarles $ 117. 600 más $1. 470 por cada día que el video de “Do something” esté en internet.

Dice la nota:

“En cualquier caso, el videoclip no le gustó nada a la firma Louis Vuitton, ya que en el mismo aparecía Britney con un grupo de bailarinas conduciendo un ‘hummer’ de color rosa cuyo salpicadero estaba tapizado con su diseño ‘Cherry Blossoms’: flores rosa oscuro sobre fondo rosa pálido y el logotipo LV. La compañía consideró que ese vídeo dañaba su imagen y puso una demanda en los tribunales de París, que finalmente le han dado la razón y han condenado a Sony BMG y a MTV Online a pagar 117. 600 dólares (79. 566 euros) a Louis Vuitton por “dañar” su imagen.
Aunque los juzgados no consideran a Britney Spears culpable de ningún delito, sí que condenaron a Sony y MTV a pagar 1. 470 dólares (994 euros) por cada día que el videoclip continúe en Internet, donde puede encontrarse en portales como ‘Youtube’ dos días después de que el tribunal parisino anunciara el fallo. La marca francesa, creada a mediados del siglo XIX, es famosa no sólo por sus lujosos productos, sino también por la ingente cantidad de falsificaciones que se venden a diario, especialmente de sus bolsos. “
ABC.es

Luego de leer la nota te das cuenta que la suma tampoco es enorme, más ganó la viejita que se quemó con el café, por lo que el lado judicial pasa a un segundo plano. La reflexión ahora gira en torno a lo exquisito que se ha puesto el mercado mediático. Por un lado hay compañías que ofrecen millones para que Jordan juegue con tales zapatillas, ofrecen el oro y el moro para que Rondaldiho use tal desodorante, ofrecen más plata para que Pelé use tales pastillas para la impotencia, etc ; por el otro lado, las mismas compañías podrían estar demandando millones a otros por hacer exactamente lo mismo que los primeros, es decir darles publicidad… pero gratis.

La asociación entre Britney y mala imagen no es una novedad, lo curioso y lo exquisito del asunto es que visto el video, el famoso salpicadero con el diseño “cherry blossoms” es apenas visible, y me parece que si la compañía no hubiera hecho todo ese escándalo nadie se hubiera dado cuenta y no habría ninguna imagen dañada. Vaya un mundo de paradojas y contradicciones.