Como abogado, las audiencias me saben más interesantes que un partido de la NBA y desde el comienzo ofrecen momentos para trabajar el preciso arte de la argumentación, no nos explayaremos en cuestiones jurídicas que solamente entretienen a leguleyos monotemáticos, ni tampoco voy a discurrir en las implicancias sociales del asunto. Sobre todo, después que en “DESDE EL TERCER PISO”, el blog José Alejandro Godoy (que descubrí gratamente hace unas semanas, se han plasmado un par de artículos muy bien escritos sobre el tema).

Por lo tanto más allá de los tecnicismos aquí unas ideas sueltas:

A primera vista, me pareció un poco majadera la petición del abogado de Fujimori, me refiero a la petición de la famosa Lap Top para que “el acusado” pueda preparar su defensa; el chino (me refiero al abogado) no es mal letrado, argumenta muy bien sus puntos y se desplaza por el Derecho con más soltura que los abogados y fiscales de cargo, por lo que asumo que se trataba de una de esas peticiones “de mala fe”. Ya que resulta evidente que al pedir una Lap Top para Fujimori estaba torciendo con pleno conocimiento la norma procesal que faculta a la defensa a disponer de medios adecuados. Siguiendo su razonamiento, si el acusado debe tener una laptop sería justo que cada uno de los agraviados deberían tener una, a la pregunta ¿para qué necesitan los agraviados una laptop si la acusación la hacen los fiscales? se podría repreguntar ¿para qué necesita Fujimori una laptop si la defensa es preparada por su abogado?

Esta por demás decir que el equiparar medios de defensa a Laptop-para-el-acusado resulta absurdo. La defensa es preparada por los abogados, y nada impide que César Nakasaki use su propia Laptop, y él (abogado viejo y curtido) lo sabe. ¿Cuál era, entonces, el propósito de esta petición descabellada? Aquí algunas posibilidades:

1. Dejar una “bomba procesal”.- Una estrategia de abogados por la cual hacen peticiones “inofensivas” que puedan servir de pretexto para que luego algún juez “amigo” de segunda instancia anule el proceso por haberse faltado al debido proceso. Dentro de esta perspectiva, se vende la idea que una laptop para Fujimori es el equivalente a una defensa plena; luego, si Fujimori no tiene la Laptop se deduce que se habría impedido una defensa adecuada y por lo tanto debe declararse la nulidad del proceso penal (esta suposición suena algo fantasiosa y descabellada, pero luego de ver como funciona y se maneja el Poder Judicial en el Perú, no resulta tan de los pelos).

2. Enfatizar el manejo político del caso.- El propósito sería sobre exhibir a Fujimori para reforzar el manejo político del caso. Todos sabemos que un litigio tiene varias formas de manejo. Lo evidente es el frente procesal, pero existen mecanismos alternativos. Algunos más siniestros que otros, algunos más decorosos. Vg. Michael Jackson ofreció una buena cantidad de dólares a los padres de los chicos que llevaba a su casa (este es el manejo negociador del litigio); los narcos mejicanos mataron un vocal (este es el manejo eliminador); los abogados que aconsejan llevar el problema al periódico o al programa de Hildebrant (cuando tenía programa) (este es el manejo publicitario). En cuanto a Fujimori, la idea ha sido clara. Nakasaki sabe de antemano a dónde va a llegar, hará un frente procesal para trabar y complicar el proceso penal (con peticiones tipo laptop) y reforzará la imagen política del Chino, aprovechando la cobertura televisiva. Marchas de apoyo mezclados con una imagen fuerte del Chino (ahora nos referimos a Fujimori), dónde pueda seguir vendiendo “tecnología (laptop), honradez (indignación) y trabajo (la ridícula idea de que el mismo Fujimori está preparando su defensa)”

La respuesta del Chino, ese gesto de indignación y de discurso tipo mitin, apunta hacia un reforzamiento del tema político. La idea no es conmover a los jueces directamente sino conmover a la gente que “conmoverá” a los magistrados… por las buenas o las malas. Como quiera que sea, la opción del “Drama” en la defensa es el último recurso, lo que me hace pensar que César Nakasaki no ve las cosas tan claras como pretende hacer creer al público.

3. Aumentar sus honorarios.- Por esta opción suponemos que habría optado por presentar una petición por cualquier cosa con apariencia de Derecho para aumentar sus honorarios… en este caso César Nakasaki estaría jugando un juego bien conocido por la mayoría de penalistas, que consiste en asustar a sus clientes un poco para hacerles soltar more fees.
Cambiando un poco el tema, un segundo vistazo al asunto del juicio resulta conmovedor. No quisiera usar un lugar común, pero el momento tiene el toque de “histórico”. Llevar al banquillo a un expresidente por sus crímenes se torna más emblemático cuando contrasta la opulencia y los poderes que lo respaldan (capitales e influencias japonesas y peruanas) frente a la humildad, estrato social y debilidad de los agraviados, quienes no tienen otro respaldo que la Ley y la verdad. En fin, si fuera rico y con talento, haría una película sobre el asunto.

Más sobre el Juicio en:

BBC: El legado de Fujimori

Desde el Tercer Piso.- FUJIMORI: LA ACUSACION

BBC: Fujimori clama a gritos su inocencia

Fujimori desafiante