Louis Armstrong, hijo de una familia pobre, abandonado por su padre, aprendió a tocar la corneta en la banda de un albergue para niños de color abandonados lugar en el que era recluido repetidamente por la comisión de delitos menores. Para los curiosos, su biografía completa, en la wikipedia (el link al comenzar el párrafo). Aquí una cita que nos puede pintar un poco su carácter:

“Louis Armstrong fue un apoyo financiero muy importante para el Dr. Martin Luther King Jr. y para otros activistas por los derechos civiles, aunque siempre prefiriese trabajar en esos asuntos de forma muy discreta, sin mezclar sus ideas políticas con su trabajo como artista. Las pocas excepciones en que no cumplió esta norma, se convirtieron entonces en muy efectivas; la crítica de Armstrong al presidente Eisenhower, llamándole “two-faced” (con dos caras) y cobarde debido a su inacción durante el conflicto de la segregación racial escolar en Little Rock, Arkansas, fue noticia nacional en 1957. También protestó cancelando una gira por la Unión Soviética en nombre del Departamento de Estado diciendo que “por la forma en que están tratando a mi gente en el sur, el gobierno podría ir al infierno” y que él no podía representar a su gobierno fuera del país cuando estaba manteniendo un conflicto con su propio pueblo.”

En fin, sin más preámbulos una de las canciones más hermosas que he escuchado:

WHAT A WONDERFUL WORLD

I see trees of green, red roses too
I see them bloom for me and you
And I think to myself, what a wonderful world

I see skies of blue and clouds of white
The bright blessed day, the dark sacred night
And I think to myself, what a wonderful world

The colours of the rainbow, so pretty in the sky
Are also on the faces of people going by
I see friends shakin’ hands, sayin’ “How do you do?”
They’re really saying “I love you”

I hear babies cryin’, I watch them grow
They’ll learn much more than I’ll ever know
And I think to myself, what a wonderful world
Yes, I think to myself, what a wonderful world

Oh yeah