Especialistas en Estados Unidos se pusieron a investigar estas y otras creencias que han pasado de generación en generación.

Y después de revisar la literatura médica relacionada con cada una de estas ideas, no encontraron evidencia científica que comprobara que fueran verdaderas.
El estudio -llamado “Enterrando los mitos médicos”- fue llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Medicina de Indiana y aparece publicado en la Revista Médica Británica.

Los investigadores exploraron siete creencias que no sólo son aceptadas por la población en general sino también por los expertos.

“Nos dimos cuenta de que en la comunidad médica circulaban muchas ideas que realmente nunca habían sido comprobadas”, dijo a BBC Ciencia la doctora Rachel Vreeman, una de las autoras del estudio.

“Así que decidimos lanzar este estudio como un ligero recordatorio tanto para la gente como para los médicos, de que no debemos creer algo sólo porque lo hemos escuchado anteriormente”, agrega.

Fuente:
La Falsedad de los Mitos Médicos
BBC.COM

Estaba un día en la oficina de Verónica (Moya) y la encontré en una de esas dietas de agua. Me contaba ella de cierta persona que obsesionada con las propiedades saludables del agua solía beberla hasta el vómito. Luego las campañas publicitarias de agua embazada (industria que en el Perú ha buscado identificar sus productos con cuanto nombre de santo aparezca en el calendario), repitiéndote que si tomas agua te saldrán músculos, elevarás tu calidad de vida, aumentará tu sueldo y serás más feliz; y entre todo este bombardeo de información, el mensaje que los médicos aconsejan tomar ocho vasos de agua por día.

Todo ese asunto me había generado sentimiento de culpa, ya que asumía que si era un sujeto medio seco y estreñido, se debía a mi indisciplina acuífera, por que me tomaba solamente un par de vasos de agua al día.
Ahora resulta que todo ese asunto de los ocho vasos de agua era tan leyenda urbana como el cuento del taxista que hizo una carrera a una señorita friolenta, le presta su casaca y luego resulta que había muerto hacía cien mil años. Es decir, una cuestión triplemente falsa (para entender este asunto de la triple falsedad en la leyenda del taxista y el fantasma hipotérmico pronto habilitaremos un link aquí, hasta ese momento… paciencia).
Un estudio, lo suficientemente serio como para tomarse en serio (valga la redundancia) las recomendaciones de la abuela, ha comprobado que eso de los ocho vasos diarios es un invento sin base científica, sin comprobación empírica, sin fundamento teórico y sin padre ni madre (entiéndase: “anónimo”).
“Por ejemplo, que debemos tomar ocho vasos de agua al día” explica el doctor Aaron Carroll, coautor del estudio.

“Esto es algo muy popular que no sólo hemos visto impreso en los medios de comunicación sino también hemos escuchado a muchos expertos recordándonos que no tomamos suficiente agua, que debemos tomar al menos ocho vasos”, agrega el doctor Carroll(…)

De hecho, afirman, los estudios revelan que obtenemos suficiente agua de los alimentos que consumimos, o de bebidas como jugos, leche, e incluso té o café descafeinado(…)
“Y de hecho encontramos que lo que los estudios demuestran es que nuestro cuerpo es muy bueno para regular cuánta agua necesitamos, y por eso nos indica cuando tenemos sed”
“No es que necesitemos tomar agua pura, lo que necesitamos es tener líquido en nuestra dieta”, señala el experto.”

Fuente: Loc. Cit.

Otro de los mitos que se derribó va a afectar a muchos… ¿tal vez usted ha escuchado durante su vida decir que los seres humanos solamente usamos el 10% de nuestro cerebro?

Pues la verdad pura es que todo eso es pura mentira.

Claro, claro, yo también he escuchado afirmar ese asunto del potencial de la mente humana; y bueno, hay que reconocer que la idea del 10% de la capacidad resulta “motivador” para todos los que nunca pudieron arrancarle mucho a sus mentes. Como diría el costumbrista respecto del general aquel, que no podía cosechar ideas dónde no se había tomado la molestia de sembrarlas. En fin, los individuos de ese perfil, hasta hace poco podían consolarse pensando en lo que podrían hacer si usaran el 90% de su potencial cerebral restante; pues bien, la investigación ha destruido este último bastión del ego… el cerebro trabaja al 100% y por lo tanto no hay ningún 90% bajo la manga. Pero claro, si usted ha llegado hasta esta parte del blog, no tiene de qué preocuparse, evidentemente no está dentro del amplio grupo de los que suman que suman 100 y 1.01 y obtienen 201. Aquí lo descubierto por los médicos:

“Y ¿estamos realmente desaprovechando nuestro potencial cerebral como se nos ha hecho creer a través de generaciones?

“¡Falso! -afirma la investigadora- a pesar de que nos gustaría que fuera cierto porque entonces la gente sentiría que no ha alcanzado todo su potencial cerebral”.

“Pero al analizar una serie de estudios de imágenes computacionales y escáneres de resonancia magnética no pudimos encontrar ninguna zona “durmiente” en el cerebro”.

“O si analizamos las células o neuronas de un individuo no encontramos áreas inactivas o zonas que no estuvieran funcionando” agrega la experta.”
Fuente: Loc. Cit.

El estudio también aborda temas, como por ejemplo, si causa daño a la vista el leer con poca luz (una típica teoría de abuelita), si crece más rápido el pelo rasurado, si crecen las uñas y los cabellos de los muertos, etc. etc. Si están interesados en el tema, hacer click aquí: BBC.COM