Los mexicanos han cambiado los tacos, enchiladas y frijoles por pizzas y hamburguesas (BBC.Com)

Hace unos años los obesos en América Latina eran “rara avis” Para decirlo de algún modo, este era un continente flaco en el cual la gordura sobredimensionada se reducía a un niño gordo por salón de clase. Era raro tener más de un “Ñoño” por aula en la primaria, y en ocasiones, solamente había un par de gordos por promoción.


La cosa ha variado un “tantito”, veamos:

“Según datos del Instituto Nacional de Salud Pública actualmente más de 70 millones de mexicanos tiene problemas de sobrepeso u obesidad (…)
“Antes veíamos que la diabetes tipo 2 aparecía a los 60 años -dice el experto- ahora está apareciendo a los 20 años”.(…)
Más de 4 millones de niños de entre 5 y 11 años, y más de 5 millones de jóvenes y adolescentes, sufren también estos trastornos.”

Dos causas argumentan los expertos: (1) Cambio de hábitos alimenticios; (2) Cambio de estilo de vida. Ambos apuntalados por la reeducación (no por el trabajo como postulaba Mao) sino por la exposición continua a la televisión:

Quien nos está enseñando a comer es la publicidad y nos está enseñando a comer muy mal y en exceso con la promoción del consumo de alimentos chatarra de altísima densidad energética”.

Parece que la obesidad ha venido a ser un indicador del grado de globalización de una cultura, a mayor presencia de un mercado globalizado, mayor cantidad de obesos, o lo que sería una nueva interpretación de la correspondencia entre mundo globalizado y hombre “globalizado”

Fuente:La “bomba” de obesidad en México