En el asunto del spot contra el “paro”, el gobierno ha comprobado el principio teológico de que el enemigo más serio del hombre es su propia carne: Declarada la ilegalidad de la medida de la CGTP los trabajadores que participarían serían sancionados por sus empleadores. Estando en estado de alerta, la policía nacional, el Ministerio Público y los Procuradores, se esperaba que los desmanes y amenazas a la propiedad privada o la seguridad pública serían controlados. Se podría haber enviado un comunicado formal por TV informando a la población las razones legales por las que el Paro de la CGTP no se ajustaba al Derecho y acerca de las medidas y sanciones dispuestas, y de este modo dar una imagen de solidez y coherencia, o al menos, en el peor de los casos, de seriedad; pero el Apra es vencida, más tarde o más temprano, por el peso de su propia “Paraestrategia” y se prefirió enviar un spot sin padre ni madre en donde el protagonista era nada más y nada menos que el mísmisimo Vladimiro Montesinos:

El tercer problema del aviso radica en su autoría anónima. El spot no identifica -al inicio o al final- quién lo mandó poner. De paso, está mal que un medio acepte la difusión de un aviso político sin precisar quién lo respalda y paga. Este diario siempre exige la indicación del autor en estos avisos con el fin de no engañar al lector.
Albarez Rodrich
En Peru 21

El asunto del Spot ha venido causando más daño al gobierno que la toma de carreteras y los lemas clasistas de las bases combativas del SUTEP, las contradicciones son ridículas y el Spot ha sido parte de una de las campañas publicitarias más inauditas y cortas que nos ha tocado ver (baste con notar que un día antes del mismo paro, Vladimiro había dejado de aparecer en los televisores), lo que no ha pasado inadvertido:

Fue por lana y salió trasquilado. El intento de dejar sin piso al paro de hoy le salió caro al gobierno. Al aluvión de críticas por la difusión de un spot televisivo contra la protesta de la CGTP –que usó la imagen de Vladimiro Montesinos– se sumó ayer un documento que puso al régimen contra las cuerdas.
En: Correo

O en La República:


Incluso se ha llegado a utilizar a Vladimiro Montesinos en un spot que debería avergonzar a sus autores, que toman como santa palabra los dichos del mayor ladrón y mitómano de nuestra historia republicana, quien además miente con descaro. Somos críticos del Sutep, pero lo cierto es que sí hizo huelgas contra Fujimori. Este episodio deleznable es síntoma del clima de intolerancia que se respira. Insistimos: hay razones para protestar, sin que ello deba hacerse utilizando la violencia. Un paro nacional mide el estado de ánimo de un país. Cabe desear que tanto oficialismo como oposición sepan acatar su resultado.
Editorial de la República

El spot evidentemente es un error lamentable, el modo como se trató de encubrirlo es de una estupidez decadente … parece ser que la renuncia sería el único modo decente de resarcir el perjuicio a la imagen del gobierno, pero parece ser, que por eso mismo, no ocurrirá…