La diversidad de la peruanidad es abrumadora. Luego del Zambo Cavero me pregunto si hay algo que no sea tan peruano como Tongo cantando en inglés sin saber inglés… porque vamos hay que reconocer a ese grueso sector de la población que nombra a sus hijos: “Maikol”, “Llon”, “Kennedy” (SIC), Collins, o McGregor con la esperanza de elevar el estatus o, quién sabe, para simbolizar la ruptura con la herencia andina en la que fueron criados los abuelos. Dentro de este grupo están también los que a falta de conocimiento de nombres extranjeros, inventan los propios (que les parece “suenan” a extranjeros): v.g. “Leiser”, etc…