Modelos, chicas bonitas, nenas de piel de sedas y ojos que combinan con la ropa. Por muy cultural o misceláneo que pretenda ser este blog (ustedes saben, aquí se escribe sobre Hugo Chávez y Britney Spears) debo hacer alguna aclaración: estaba buscando alguna información sobre “la Caía del Halcón Negro” cuando encontré un link que me refería a la caída de Miss EE UU 2008:
Luego me percaté que parece haber una mala racha con las modelos norteamericanas, o probablemente un complot de Hugo Chávez y Fidel Castro para derrocar la democracia norteamericana, pues lo mismo ocurrió con Miss EE UU 2007:

Pero pensando con la cabeza fría, quedó descartada la idea del complot comunista cuando nos percatamos que lo mismo le había pasado a Naomi:

Entonces me llamó la atención este desfile, que debió haber entrado en libro de Records en caídas de modelos:
Y luego este otro de producciones “Pollo Frito” que resume una serie de los mejores refritos accidentales

Luego de la risa, la reflexión:

Modelos, chicas bonitas, pretendiendo ser bonitas, o chicos bonitos pretendiendo ser hombres masculinoides, con el objeto de realzar accesorios, eventos y, en general, todos aquellos aspectos de la cultura a los que quisiéramos imprimir el sello de fashion. ¿Por qué nos provoca una sonrisa malévola cuando se caen? Digo “nos” porque debo confesar que me incluyo dentro de ese alto porcentaje de personas cuya primera reacción frente a uno de estos acaecimientos será la de una desacomedida y compulsiva hilaridad.

Los expertos del humor podrían explicar el proceso con más solvencia que este servidor si usted tiene una personalidad semejante a la mía y le gusta ir al fondo de cada asunto, en la cita siguiente encontramos una buena explicación. Ahora, si usted es un alma de la postmodernidad en busca de sentimientos antes que de conocimiento, pase por alto la cita, que seguidamente he tratado de hacer un resumen:

La risa es, además, una de las pocas cosas que individualizan al ser humano y a algunas especies de homínidos respecto a otros animales; los etólogos señalan que el humor es ante todo un rictus que aparece en los labios de los primates y se muestra cuando éstos se enfrentan a situaciones para ellos absurdas o incomprensibles: enseñar los dientes es una forma de desviar un impulso agresivo o de resumirlo mímicamente, un tipo de sublimación. De ahí que enseñar los dientes o reír entre los humanos esté frecuentemente ligado a disociarse de acontecimientos que suscitan normalmente profunda inquietud y que muchas veces se asocie con la desgracia (humor negro). Incluso se habla a veces de la llamada risa nerviosa, como un acto fallido del subconsciente. Desde este punto de vista, el humor se constituye en un acto de purificación que permitiría evacuar esta violencia, nacida de la frustración y del sufrimiento.
El humor vendría pues a desempeñar una función catártica semejante a la de las lágrimas, pero diferente en cuanto a que el humor supone una separación de y no una identificación con el objeto que es soporte del mismo, un desaprecio y no una compasión. De ello deriva también la curiosa relación sadomasoquista entre el humorista y el auditorio, que se expresa en risa; el humorista se presenta muy frecuentemente ante sus oyentes como resentido y humillado (…)
Existen diferentes tipos de humor adaptados a diferentes sensibilidades y grupos humanos. Por ejemplo los niños suelen reírse más de las caídas y tropiezos, mientras que no comprenden la sutileza de la sátira o de la ironía.

Artículo: Humor
En : Wikipedia

En resumen: la risa es característica del ser humano y parece ser que cumple una función catártica semejante al llanto, solamente que con una connotación más siniestra, el llanto es motivado por la compasión mientras que la risa por el desprecio.

La cuestión es que en el acto del reír parece existir un toque de violencia sublimada, en la risa mostramos las muelas pero mordemos más adentro que la carne. Los niños se ríen de las caídas hasta que descubren el penetrante y sutil sabor de la ironía. ¿Por qué nos reímos entonces de las modelos? Por un atavismo infantil o porque en sus tropiezos se conjugan de un modo gráfico las contradicciones irónicas vitales en un buen sarcasmo.
P.D. En este punto ya se habrá dado cuenta que no se trata de una verdadera investigación, sino de un Post común y silvestre, aunque no se puede negar que el término “Investigación” le da ese toque a programa de Cecilia Valenzuela.