Una mujer nigeriana capturada por la policía de Parma hizo famosa la administración Italiana, al darle un tinte de racismo que nadie está dispuesto a admitir. Capturada durante un operativo, su foto semidesnuda, tendida en el suelo de una comisaría italiana ha dado la vuelta al mundo. Mientras políticos de oposición y organizaciones de Derechos Humanos exigen explicaciones; para más información mediante este link se va a la noticia en Perú 21.

El racismo es una de las taras del hombre, y su presencia duele tanto a griegos como a troyanos. Los racistas, después de todo, son susceptibles y no soportan que se les aplique el apelativo; podrán maltratar negros, pero no es racismo; podrán discriminar latinos, pero no es racismo; sino más bien una cuestión de higiene.

Anuncios