Tengo miedo ser censurado por vocabulario procaz. Aun así haré una acto de valentía chavista e iniciaré la historia hablando del chino que llegado al Perú se presentaba como un chino “de China”.

Al ser la presentación manifiestamente obvia. Alguien le sugirió que decir ¨de China” estaba demás ya que todo el mundo sabía que los chinos provenían de China, “¡¿De dónde más son los chinos hijo? Todos saben que los chinos son de China”

El chino medio confundido y medio colorado respondió que preferiría decir que era un chino de China, porque al llegar al aeropuerto algunas personas le habían dicho: “Avanza, chino de mierd..”

Hugo Chávez ha demostrado que tiene vena para el humor y para encandilar al populacho. Eso ya lo hemos mencionado antes, pero ni los comediantes que imitan a Chávez me han hecho sonreir tanto como el mismo Chávez dando su discurso.

No sé que rayos tiene que ver él con el asunto de Bolivia, pero hasta donde sé Evo Morales decidió expulsar al embajador norteamericano porque, ingenuamente, cree que un país tiene intenciones separatistas en la magnitud del caso boliviano porque hay un gringo agitando a las masas.

El razonamiento de Evo Morales tiene dos defectos: (1) Le impide analizar el problema complejo de la sociedad boliviana al reducir todo el asunto al supuesto apoyo del embajador norteamericano. (2) Le otorga demasiado crédito al embajador norteamericano, lo único que logra es confirmar esa leyenda urbana por la cual un solo gringo hablando español masticado puede dividir un país.

En asuntos internacionales la reciprocidad es fundamental, si Bolivia expulsa a un embajador se espera que lógicamente el país del cual proviene proceda del mismo modo. Lo que hizo los Estados Unidos.

Lo que no tiene sentido es la reacción humorística y populachera de Hugo Chávez.; que en un asunto ajeno decide meter sus narices y mandar (literalmente) a la mierda a todo el mundo.

¿A quién le causa efecto las palabras de Hugo Chávez?

(1) Ningún político de carrera podría tomar en serio las declaraciones de Chávez, por lo que no nos parece que Bush haya perdido el sueño con esas palabras.

(2) Otro es el caso de las masas chavistas que han encontrado en las expresiones de Chávez un desahogo para las frustraciones del día a día y las están celebrando como un grito de libertad y victoria.

Sin embargo, detrás de las palabras, Chávez pone cada vez más en evidencia su condición de dictador con rasgos de orate. Cuando Colombia bombardeó los terroristas, ordenó enviar 10 batallones a la frontera como quien ordena sacar a pasear a los perros. Ahora bota embajadores e insulta como quien regatea precios en un mercado ambulante.

Hugo Chávez, en lugar de Simón Bolivar, cada vez se parece más a un Nerón venezolano.

Ver video

Imagen Newsgroper